lunes, julio 23, 2012

Ingredientes para ensaladas, hoy cáscara de berenjena cruda



Y seguimos con más ingredientes para ensaladas, hoy cáscara de berenjena cruda para los que quieran ayudar a su cuerpo a bajar el colesterol de forma natural. ¿Por qué? Porque la cáscara de berenjena cruda, como ya lo he comentado varias veces en recetas de este blog, es uno de los componentes que se utilizan en la fabricación de fármacos para bajarlo. Así que ahora Usted ya lo sabe, cruda y cocida, de las dos formas, es bueno incluirla en la dieta. Si no es un ingrediente de su predilección, busque de qué forma podría tolerarla mezclada con otros ingredientes. Esta forma lo puede sorprender gratamente, por favor pruebe y me cuenta.

Berenjenas, hay muchas formas de prepararlas. Yo debo reconocer que no me acostumbré de chica a comerla y tal vez por eso nunca fue uno de mis ingredientes usuales. Podemos usarla como relleno de tartas, de tortillas, en escabeche, en sopas, al horno con queso, como milanesas u otros platos, las opciones son muchísimas. Personalmente, nunca me terminaron de convencer, hasta que comencé este invierno a hacerla hervida en sopas, sopas llenas de vegetales que uso para cenar. Y lo mejor que me ha pasado es haber encontrado esta forma de incluir la cáscara en las ensaladas, ahora sí la estoy comprando seguido, y solo tengo que comprar una o dos por semana para tener una buena provisión ya que cruda rinde mas que cocida.

La cáscara de la berenjena, si es una berenjena turgente, sana, sin manchas y fresca, tiene sabor a manzanas. Sí, a manzanas. Elíjala con esmero. Cuando la corte, déjele un poco de carne y asegúrese de no incluir la parte de las semillas, que suele ser amarga. Esa resérvela para la sopa. Sólo corte la cáscara en tiras y luego con un buen cuchillo de cocina las va fileteando como si formara fideos, si quedan gruesos los vuelve a cortar por el medio, hasta que parezcan cabellos. No hace falta remojarlos en agua con sal, aunque si quiere saborizarlas las puede marinar en jugo de naranja, salsa de soja, salsa teriyaki o lo que más guste. Y así nada más estará lista para agregar a su ensalada diaria. Debajo vea una combinación para ensalada que sale muy rica.

Ingredientes

1 papa hervida o al horno cortada en dados
5 rabanitos en rodajas
1 trozo de nabo rallado crudo(o en forma de fideos como en la foto hay este aparato para hacerlos)
1 trozo de Brócoli crudo cortado en trocitos, solo las partes blandas
La cáscara de una berenjena cruda
Algunas hojas de lechuga
2 o 3 huevos duros picados
Salsa de soja o aceto balsámico
Aceite de oliva virgen de buena calidad
Sal marina

Instrucciones

Lavar todas las verduras
Rebanar los rabanitos
Preparar los fideos de nabo (o rallar el nabo con la parte gruesa del rallador
Cortar la lechuga, hervir los huevos y la papa, dejarlos enfriar un poco y picarlos.
Cortar los arbolitos de brocoli de la parte tierna y reservar el resto para tartas

Cortar la cáscara a la berenjena así
Filetear la cáscara bien fino haciendo fideos largos, si quedan gruesitos cortarlos al medio hasta que queden delgados

Como puede ver en la receta, muchos de los ingredientes son crudos, para que recordemos las ventajas que traerá a nuestra salud COMER SIEMPRE ALGO CRUDO MEZCLADO CON LO COCIDO , a menos que alguna condición especial de salud nos lo impida.
Solo corte todos los ingredients, únalos y aderezelos.


Tal vez también le interesen

Tortilla sin colesterol
Tallarines verdes caseros
Arroz con tortilla

viernes, julio 13, 2012

Ingredientes para ensaladas: remolacha cruda



Con los ingredientes para ensaladas pasa lo mismo que con las guarniciones, hay tantas combinaciones, ingredientes y formas de prepararlos que no alcanzarían los días del año para contarlos. Uno de estos ingredientes es la remolacha cruda. La remolacha cruda es menos dulce que hervida pero muy saludable. Personalmente, su sabor me gusta, aunque nunca me gustó teñir toda la ensalada con el jugo rojo que suelta, así que hoy hice algo diferente. Rallé la ensalada con la parte gruesa del rallador y la pasé por agua hirviendo sobre un colador, luego la uní al resto de los ingredientes. Queda igual de rica pero se pueden apreciar los colores y sabores del resto de los ingredientes. Observe los pasos en las fotos paso a paso.

Ingredientes para ensaladas: remolacha cruda





Tal vez también le interesen

Echalotes
Nueces de Macadamia
Hakusay

jueves, julio 12, 2012

Guarniciones fáciles deliciosas. Guarnición de uvas y champiñones al sésamo.



Ser innovador en la cocina tiene sus beneficios, sus comensales nunca se aburrirán. El secreto está en tener tantas guarniciones como días tiene el año, entonces podrá servir siempre los mismos ingredientes básicos con guarniciones que cambien totalmente su perspectiva. Con poco tiempo y esfuerzo y dos o tres ingredientes, como uvas, champiñones y semillas de sésamo podrá preparar guarniciones fáciles deliciosas.

Guarnición de uvas y champiñones al sésamo para acompañar arroces, papas al horno, verduras asadas, Hamburguesas vegetarianas, carnes varias o pastas.

Ingredientes

250 gramos de hongos (yo elegí mitad Portobello y mitad Champiñones)
250 gramos de uvas blancas
3 o 4 cucharadas colmadas de semillas de sésamo blanco integral
Sal marina
Aceite de oliva

Instrucciones

Tostar las semillas de sésamo con la sal marina como indico ACÁ
Lavar los champiñones, salpicarlos con las semillas de sésamo tostadas y llevarlos al horno en una bandeja untada con dos cucharadas de aceite de oliva.

Mientras tanto, lavar las uvas, partirlas al medio y quitarles las semillas.

Cuando los champiñones comienzan a verse dorados agregarles las uvas, revolver, agregar otra cucharada de aceite de oliva si hiciera falta y volver todo al horno tres o cuatro minutos más.

Yo preparé al mismo tiempo, en otra bandeja, papas al horno bien doradas, y combiné las dos cosas al momento de servir. Combinan de maravillas.


Tal vez también le interesen

Cebollitas marinadas
14 guarniciones fáciles
Champiñones al pimentón

Colita de cuadril al horno con papas y una guarnición diferente




Las carnes al horno se suelen acompañar de papas, más doradas o menos doradas, con berenjenas picantes, con ensaladas, con tomates o de muchas otras formas. Hoy acompañe esta colita de cuadril al horno con papas y una guarnición diferente, como es esta deliciosa guarnición de champiñones y uvas al sésamo que detallo paso a paso ACÁ . Facilísimo y muy sabrosa.


Ingredientes

1 carne para horno (colita de cuadril, roast beef, peceto,etc)
2 papas grandes
250 gramos de champiñones
250 gramos de uvas blancas
4 cucharadas de semillas de sésamo
Sal marina
Aceite de oliva virgen


Instrucciones

Prepacalentar el horno
Lavar las papas, pelarlas, cortarlas en dados y salpimentarlas.
Aceitar una bandeja, colocar en ella la carne y las papas y llevar todo a horno mediano (entre 180° y 200°).
Preparar en otra bandeja, la guarnición de hongos y uvas como indico ACÁ . Servir combinando rodajas de carne con papas y guarnición.


Tal vez también le interesen

Bifecitos en coulis de pimientos
Cerdo con cerezas
Cerdo a la mostaza

miércoles, julio 11, 2012

Como pelar raíz de jengibre sin perder la mitad de la raíz



Hace mucho que cocino, pero este tip lo aprendí hace muy poco de boca de Cecilia, una amiga que cocina de maravillas y lo utiliza mucho en sopas y guisados. Y la verdad se lo agradezco, porque cada vez que preparaba jengibre rallado me apenaba mucho ver cuánto desperdiciaba de tan noble raíz. Así que aquí va el dato para los que aún no lo sabían. Es tan fácil que cuando lo aprendí me sorprendió, solo hay que raspar la raíz con el canto de una cuchara. Y listo. ¡Gracias Ceci! Acordate de probarla en el té!

EN FOTOS, como pelar raíz de jengibre sin perder la mitad de la raíz

Cortamos la cantidad necesaria
y comenzamos a rasparla con el canto de la cuchara
Listo!


Tal vez también le interesen

Cómo lavar la quinua
Cómo congelar verduras en forma práctica
Cómo tener choclo natural todo el año

martes, julio 10, 2012

Recetas ricas y sabrosas con repollo blanco y papas, TOFU FUSIÓN



Hace unos días me escribió una lectora, encantada con la receta de bloquecitos de Tofu a la plancha. Esta lectora me comentó que compró un bloque grande de tofu para empezar a probarlo, y mientras yo le sugería bucear en mi blog dentro de la etiqueta “Tofu”, recordaba esta sabrosa y rica receta con repollo blanco y papas, a la que le agregué Tofu, Jengibre y tomates y la llamé TOFU FUSIÓN, por la combinación de ingredientes andinos y asiáticos.



Recetas ricas y sabrosas con repollo blanco y papas, TOFU FUSIÓN

Ingredientes

1 kilo de papas medianas de buena forma
3 tomates redondos grandes
300 o 400 gramos de Tofu
1 repollo blanco chico o mediano
2 cebollas rojas medianas (o blancas)
Semillas de chía enteras, 3 cucharadas
Semillas de sésamo blanco o integral tostadas y saladas, 5 cucharadas
Hierbas secas, como orégano, provenzal de perejil y ajo, ají, etc.
Orégano fresco, perejil o Huacatay para topicar al final
Aceite de olive virgin de primera presión en frío
Sal marina
Aceite de oliva virgen de primera presión en frío
Raíz de jengibre fresca, dos centímetros, no más

Instrucciones

Rallar el trocito de jengibre fresco y reservar
Lavar el repollo, cortar su base al ras y retirar el tronco con un cuchillo
Separar con la mano las hojas de repollo cuidando no romperlas
Hervirlas en abundante agua con sal y jengibre fresco rallado. Retirarlas y dejarlas escurrir
Pelar las papas y cortarlas en rodajas del mismo grosor, más o menos 1 cm.
Hervir las papas en abundante agua con sal, vigilando que no se pasen
Hacer un tajo en forma de cruz a la base de los tomates y agregarlos a la olla con las papas, retirarlos con espumadera al minuto o minuto y medio,cuando se empiezan a levantar las puntas de la piel del tomate. Dejarlos enfriar un poco, pelarlos, picarlos y reservarlos.
Retirar las papas con espumadera tratando de que no se rompan, salpimentar , rociar con aceite de oliva y reservar
Picar las cebollas y picar el tofu en dados.
Saltear en una sartén con aceite de oliva las cebollas y el tofu con sal y abundantes especias, secas y frescas ( a gusto o las que indico en los ingredientes). Cuando todo esté salteado y mezclado, agregar un cucharón o dos de el líquido de cocción de el repollo.
Agregar los tomates también. Cocinar un poco más pero no demasiado, para que el tomate tome los sabores pero no se deshaga del todo.

Trozar el repollo ya tibio en cuadrados o tiras y aderezarlo con aceite de oliva
Colocar en la base de una bandeja apta apara servir los cuadrados o tiras de repollo, salpicados de semillas de chía y sésamo
Rodear la bandeja con las rodajas de papa y encima de todo colocar la salsa con tofu.
Rematar con semillas de chía y sésamo tostadas y saladas y hierbas frescas picadas.


Tal vez también le interesen

Milanesas de tofu
Tarta de Puerros y Tofu
Tofu guisado al romero
Salsa de tomates anticolesterol
Arroz al azafrán
Que son los echalotes

lunes, julio 09, 2012

Champiñones salteados para picadas rápidas



Una pequeña idea para presentar a los comensales las saludables semillas de zapallo.

Cuando invitamos amigos, lo usual en Argentina es convidar algún pequeño bocado antes de sentarse a la mesa, algo que “abra el apetito” decimos por aquí. Y a estos pequeños bocados los llamamos “picada”, porque el anfitrión coloca en bonitas bandejas ingredientes varios que el comensal va “picando”. Lo clásico es servir dados de jamón, dados de queso Mar del Plata, Gruyere o Fontina, dados de salame o salamín, aceitunas rellenas y rodajas de pan francés, aunque los tiempos modernos han popularizado también las papas fritas compradas y los palitos de harina de trigo tostados y salados.

Esta costumbre de la picada, aperitivo, tentempié o como lo llamemos, la seguimos en casa “a rajatabla”, pero la hacemos más económica, con tostadas o panecillos con rellenos de verduras salteadas. La clásica es con dados de tomate, albahaca picada y ajo salteado, pero hoy les presento una diferente, champiñones salteados para picadas rápidas.

Ingredientes

Algunos Champiñones, Portobello,Shiitake, Gírgolas u otros hongos similares
1 cebolla chica (blanca o roja)
Panecillos (1 x comensal como máximo)
Semillas de zapallo o girasol al natural, 3 cucharadas.
Sal marina
Queso parmesano rallado, 1 o 2 cucharadas
Aceite de oliva de primera presión en frío para untar el pan

Instrucciones

Picar una cebolla.
Lavar los hongos y filetearlos finamente (si son Gírgolas, picarlas además de filetearlas).
Colocar en una sartén al fuego una o dos cucharadas de aceite de oliva y cuando está bien calienate tostar en ella los hongos, de esta forma no absorverán demasiado aceite y quedarán tostados y dorados.
Cuando se ven dorados, agregar la cebolla y revolver hasta que se vea transparente, no dorada.
Agregar las semillas de zapallo o girasol, sal, pimienta blanca y si gustamos algún otro condimento, revolver unos segundos, agregar la cucharada de queso parmesano rallado y apagar el fuego.
Abrir los panecillos al medio, ahuecarlos levemente y untarlos con aceite de oliva
Colocar una o dos cucharadas del sofrito sobre cada medio panecillo y servir.

domingo, julio 08, 2012

Locro sin grasa. Locro estilo santiagueño desgrasado, versión Silvia



He vuelto luego de casi dos meses de postear muy poco, solucionando una serie de asuntos que me llevaron tiempo completo. Y he vuelto con un plato tradicional argentino, un locro con amor pero locro sin grasa. Locro estilo santiagueño desgrasado, versión Silvia, de las tantas versiones que andarán dando vuelta por Sudamérica.

El locro es un plato que necesita mucho amor, porque para estar bien hecho debe llevar como mínimo dos horas de preparación y cuatro horas de cocción. Es una comida tradicional argentina infaltable en la mesa cuando se conmemora el Día de Declaración de la Independencia- (9 de Julio de 1816). Según cuenta Wikipedia, es una preparación de origen prehispánico . Es tal vez por ello común a varios países sudamericanos, como Bolivia, Perú, Colombia, Chile y otros países hispano hablantes, pero tiene muchísimas variantes y diferentes ingredientes según la región en la que se lo prepare. Es muy lógico que haya muchas variantes, porque “locro” en lengua quechua quiere decir simplemente “guiso”. Un buen guiso o “locro” de estos se denomina según el ingrediente principal, como locro de zapallo, locro de trigo, locro de porotos, locro de batata, locro de chorizos, locro de menudos, locro de mondongo, locro de patitas, etc. En el caso del locro santiagueño, es una especie de sopa crema espesa amarilla con base de verduras guisadas, zapallo, maíz blanco, alubias, batata y cebolla de verdeo, a las que se le adiciona carne vacuna y huesos de cerdo. Originalmente se usaba carne secada al sol o “charqui” pero en los tiempos modernos no es necesario y se utiliza carne fresca.

El clásico locro santiagueño se acompaña de una salsa picante para contrastar el sabor dulce de la preparación.

Uno de los problemas de este plato es que no es dietético, está pensado para zonas frías del altiplano, para personas que necesitaban obtener muchas calorías y energías de su “locro/guiso/sopa crema”. Por eso preparé esta versión, que debo decir, no tiene prácticamente nada de grasa, para que podamos disfrutarla los sedentarios trabajadores de ciudad, y no se la pierdan, les aseguro que queda tan sabrosa como la mejor.

Con respecto a las carnes, dejo a elección de cada uno lo que quieran utilizar. Lo típico es usar falda vacuna con hueso, o paleta, roast-beef, cuadrada, nalga, huesos de cerdo con carne, patas u orejas de cerdo, mondongo, chorizo colorado y otros. Yo tenía una colita de cuadril grande y decidí usar la mitad. Como no tenía huesos de cerdo usé churrascos de cerdo. No me arrepiento. Y desgrasé por completo la panceta salada ahumada. También usé un salame tandilero “fuet” desgrasado, que compensó la falta del clásico chorizo colorado. Tuve que variar la salsa clásica con cebolla blanca porque no tenía más cebolla de verdeo, y elegí licuarla para que no se notara tanto la diferencia. Otro agregado fueron las rodajas de choclo, que compensaron muy bien la falta de ingredientes sólidos de mi receta, como huesos, patas u orejas.

Ingredientes

250 gramos de porotos blancos (alubias)
300 gramos de maíz blanco
600 gramos de carne vacuna a gusto (colita de cuadril en mi caso)
600 gramos de churrascos de cerdo ( u otro corte, ideal uno con hueso)
250 gramos de panceta salada ahumada
1 salame tandilero tipo “fuet” de 150 gramos(o 3 chorizos colorados)
2 choclos
1 batata
1 kilo de zapallo Anko
200 gramos de cebolla de verdeo
100 gramos de apio
2 cebollas grandes
Comino
Aji Dulce
Aji picante
Sal gruesa
Sal fina
Aceite de oliva
Ciboulette

Instrucciones

Poner en remojo en distintos recipientes los porotos y y el maíz blanco. Lavarlos por la mañana, enjuagarlos, colarlos y ponerlos a hervir en 5 litros de agua con una cucharada de sal gruesa.
Desgrasar todas las carnes al máximo posible, y colocarlas trozadas en pedazos chicos sobre una rejilla en una fuente para horno. Cocinar media hora aproximadamente. Dejarlas enfriar un poco y trozarlas en cuadrados junto con el fuet. Picar la cebolla de verdeo y el apio, cortar en cuadrados la batata y el zapallo. Cortar los choclos en rodajas de 2 centímetros. Reservar. Poner agua a hervir, y cuando está hirviendo, volcar todas las carnes y hervirlas durante 10 minutos. Luego tirar el agua con la grasa. Agregar toda esta carne desgrasada a los porotos y alubias, junto con la cebolla de verdeo, el apio y la batata cortada en cubos. Dejar cocinar dos horas a fuego bajo, revolviendo con cuchara de madera cada tanto.
A las dos horas, agregar las rodajas de choclo, pero retirarlas con una espumadera a los 10 minutos. Agregar una cucharada sopera de pimentón dulce, una cucharadita de café de ají picante y una cucharadita de café colmada de comino. Agregar el zapallo y dejar que se cocine durante una hora y media, siempre a fuego bajo y revolviendo con cuchara de madera, sobre todo ahora que está más espesa la preparación. A medida que se va cocinando el zapallo, deshacerlo con la cuchara de madera, para asegurarse de que quede por resultado una “sopa” amarilla. Al final, cuando apaga el fuego, agregar las rodajas de choclo reservadas.
Preparar una salsa con las dos cebollas picadas y salteadas en cuatro cucharadas de aceite de oliva, una cucharada de pimentón dulce y una cucharadita de ají picante. Licuar esto en la licuadora con otras cuatro o cinco cucharadas de aceite de oliva.
Picar abundante ciboulette

Servir en cazuelas de barro salpicadas de abundante ciboulette picado, y colocar la salsera aparte para que cada comensal decida si gusta agregar picante o no (no es demasiado picante mi versión).
También se estila mezclar esta salsa dentro del guiso o locro y servir todo junto.

Si no tiene tiempo para preparar estas delicias, tal vez le interesen unos rápidos sándwiches originales

Sandwich frutal
Sandwich pelágico
Sandwich caprichoso
Sandwich inspiración
Sandwich mágico