miércoles, enero 26, 2011

Pasta seca prensada



Con el trigo se preparan muchos tipos de pastas secas, como por ejemplo las pastas laminadas (masa afinada por varios pasajes a través de máquinas laminadoras) y las pastas prensadas, que se hacen prensando la masa en máquinas calentadas adecuadamente y luego cortando la pasta obtenida con formas diversas. La receta de hoy es con pasta seca prensada con forma de daditos. Es muy sabrosa, la caja trae un sello que la identifica como alimento Kasher o Kosher, “apto” en idioma hebreo . Eso significa que fue inspeccionado por Rabinatos calificados que garantizan que su producción se realizó siguiendo estrictas normas Kasher. Las normas Kasher se basan en los libros sagrados de los judíos y tienen normas para el consumo de los alimentos, los utensilios, las semillas, la mezcla de ingredientes y muchas otras cosas que dan por resultado un alimento puro o impuro. Son normas tan estrictas que se debe conocer el completo proceso de fabricación, desde el origen del producto incluso hasta la tercera generación de proveedores, hasta el tratamiento de todos los ingredientes del producto final, ya que hay varios que no pueden ser mezclados para ser considerados aptos. Tales controles producen alimentos no solo elegidos por la comunidad judía sino también preferidos por muchas otras, porque han probado ser muy sanos y controlados. Por ejemplo, estos fideos o pasta seca prensada que usé hoy solo contienen agua y harina de trigo 000 sin ningún conservante, colorante, acidulante, espesante, emulsionante, aglutinante, aromatizante, saborizante y todos los "XXante" que lamentablemente estamos acostumbrados a ver en las etiquetas. Es comprensible que para hacer llegar alimento no perecedero a toda la población humana y animal la mayoría opte por agregar químicos argumentando en su defensa que los organismos nacionales de alimentación de cada país autorizan ciertas cantidades de cada uno de ellos. ¿Pero alguien se habrá tomado el trabajo de averiguar si la suma de todos los aditivos que un producto tiene no termina siendo mayor que la que un cuerpo puede tolerar? ¿Y si la suma de todos los productos que una persona corriente usa en una receta no termina excediéndose en la cantidad de algún estabilizante, secuestrante o modificador? ¿Algún organismo calculará calcula cuantos químicos comemos realmente sumando los de las papitas, galletitas, gaseosas, cremas, salsas, etc,etc? Y si un niño tiene muchos menos kilos que un adulto ¿tolera su cuerpo la misma cantidad de químicos? Yo no tengo la respuesta, por lo que prefiero en la medida de lo posible, utilizar alimentos frescos sin químicos. La pasta en general suele tener pocos aditivos, y esta en particular no tiene ninguno y es muy rica.

Aclaración: Esta no intenta ser una receta Kasher(o Kosher), solo es una receta que tiene uno de los ingredientes producidos bajo estas normas.


Ingredientes

200 gramos de pasta seca o fideos prensados
400 gramos de chauchas (vainitas, judías)
300 gramos de repollo blanco
200 gramos de champiñones
1 cebolla roja
1 cebolla blanca
5 dientes de ajo
100 gramos de champiñones
Aceite de oliva virgen
Sal marina

Instrucciones

Lavar todas las verduras
Poner agua a hervir en una cacerola
Cortar las chauchas en trozos de 3 centímetros mas o menos y hervirlas. Reservar

Cortar en juliana fina los 300 gramos de repollo y reservar

Picar los champiñones y los ajos y reservar
Cortar las cebollas en láminas sin mezclarlas (o usar solo cebollas rojas)

Sofreír las cebolla blanca en cinco cucharadas de aceite de oliva, agregarle la pasta prensada y sofreírla también uno o dos minutos.

Agregar sal al agua de la cacerola y echarle el sofrito de pasta seca y cebollas (bastante agua, no con el método clásico que es parecido al de la cocción del arroz) y dejar que se cocine (ir probando el punto)

Colar los fideos y volver a ponerlos en su cacerola,

Mientras tanto, sofreír las tres cuartas partes de la cebolla roja, los champiñones y los ajos. Salpimentar

Cuando este sofrito esté listo, apagar el fuego, echarle la mitad del repollo blanco
y revolver sobre la hornalla apagada para que apenas se tiernice con el calor.

Mezclar los fideos con el sofrito o salsita.

Pasar por agua caliente de la canilla la cebolla roja que reservó.
Servir dos cucharones de esta pasta por plato con una porción de vainitas al costado, colocando arriba de la pasta un poco de la cebolla roja que reservó y el resto del repollo crudo ¡No se olvide del “Cruco”!
Rociar todo con abundante aceite de oliva y salpimentar a gusto.

La guindilla de la foto solo fue por decoración.

Esta pasta también puede ser utilizada como guarnición, realizando el sofrito de cebollas y fideitos e hirviéndolos. Para ello puede usar abundante agua y luego colar como hice yo arriba, o usar menos agua, un poco menos de dos partes de agua por parte de pasta y dejarla consumir.

Tal vez también le interesen estas combinaciones con tallarines tradicionales

Receta de tallarines con garbanzos
Receta de tallarines caseros

O esta otra que compartí en el año 2006 y me sigue gustando

Receta de fideos argenchinos

2 comentarios:

  1. Qué post tan interesante! No probé nunca esta pasta, ya despertaste mi curiosidad otra vez!
    Un beso,
    Myriam

    ResponderEliminar