miércoles, junio 15, 2011

Condimentos, la sal rosada



La mayoría de las personas usan sal blanca común para cocinar, pero ahora tenemos otra opción en Buenos Aires, la sal rosada, químicamente llamada Halita. De todos los condimentos, la sal rosada es uno de los que menos difusión tienen pero no deja de ser una buena opción. Se origina en formaciones geológicas de Bolivia, donde la llaman “sal andina” y en las cadenas montañosas del Himalaya, de donde procede la muestra de la foto.

Es una sal de cristal de roca totalmente natural, como la sal marina, sin ningún proceso de manipulación industrial. Ello se debe a que esta sal, también conocida como “sal gema” necesita recolectarse manualmente porque proviene de evaporaciones de más de 250 millones de años que se aglutinaron en delgadas venas brillantes o “vetas” rosadas que no facilitan la extracción industrial.

La sal rosada es mineralizante de la sangre y rica en oligoelementos, como bromo, estroncio, cloro, boro, silicio, flúor, rubidio, litio, zinc, fósforo, yodo, cobre, oro, plata, y muchos otros más, en total aporta 81 minerales biológicamente activos y perfectamente asimilables biológicamente contra solo 2 que aporta la sal blanca común. Estos oligoelementos favorecen a los procesos vitales que tienen lugar en el cuerpo, así como a las reacciones químicas que se producen en él, de esta forma refuerzan el sistema inmunológico para que funcione correctamente y nos proteja de enfermedades. También es rica en Calcio, magnesio y potasio y posee trazas de gases raros como radón, neón, criptón y otros que no se han podido certificar aún correctamente porque la cantidad presente en los terrones es tan ínfima que su presencia no se puede probar con los análisis corrientes. El costo de análisis mas sofisticados no ha justificado hasta hoy una investigación más profunda.

Si bien en la mayoría de los países esta sal es apta para consumo humano, en Argentina solo se la considera apta para baños de inmersión y para consumo animal. Se obtiene en terrones o molida, y su particularidad es un color rosado bastante intenso debido a una gran cantidad de Hierro, aunque una vez molida su color se suaviza. Son tan bonitos que podrían competir tranquilamente con cristales de cuarzo rosado y salir ganando. Estoy usando los terrones principalmente en sopas que subiré a la brevedad, donde pueden reemplazar por supuesto los terrones de esta sal por terrones de sal marina gris.



Tal vez también le interesen

Propiedades de los echalotes
Propiedades del Kummel
Propiedades del Enebro

6 comentarios:

  1. Muy interesante la publicación, yo no la probe, es mas ni la conocía. saludos

    ResponderEliminar
  2. Gracias Magda, para mí también fué una novedad de este año. Un Abrazo!!

    ResponderEliminar
  3. Que interesante!!! No sabía que existía esta sal. De llegarse a aprobar para consumo en Argentina sería un condimento interesante para probar. Saludos!

    ResponderEliminar
  4. ¿Dónde la consigues en BUE?

    ResponderEliminar
  5. Hola Anónimo, no es un producto que se vea fácilmente, yo la encontré hace dos meses en una dietética de Ituzaingó, y la semana pasada si mal no recuerdo la vi en una dietética de la calle Talcahuano, pero no estoy muy segura, me parece que la tenían porque era una dietética completísma, de esas que tienen DE TODO. Mándame un correo a mi casilla de contacto y cuando la vea te aviso, lamento no tener el dato hoy. Un beso.

    ResponderEliminar