viernes, junio 17, 2011

Postres, el clásico BUDÍN DE PAN



Me han escrito que quieren recetas de postres aunque no sean ni tan dietéticos ni tan sanitos, así que para esos golosos y golosas irremediables va un típico postre argentino. Es muy común en Latinoamérica y típico de Buenos Aires, pero sus orígenes tienen más que ver con la cocina anglosajona, ya que, como cuenta Wikipedia , el nombre parece haber surgido del inglés “pudding” que a su vez se cree que deriva del francés “boudin” y terminó en el latino “budín”.

En materia de postres, el clásico budín de pan era mi postre favorito cuando lo preparaban en casa. Se preparaba con pan duro sobrante y era considerado el postre “pobre” de la familia. Mi madre lo hacía cuando había sobrado mucho pan luego del asado multitudinario de los domingos con sus numerosos hermanos y parientes. Es un postre húmedo y dulce pero no empalagoso, al que el agregado de una manzana caramelizada convierte en una delicia digna de la cocina internacional. Es un postre que decorado con merengues, gajos de fruta fresca, dulce de leche y crema chantilly o enriquecido con trocitos de chocolate, dejará bien parado a cualquiera en la ocasión más formal. Si bien no es un postre difícil, prepararlo a Baño María parece complicado hasta que comprendemos que es una técnica sencilla, donde solo hay que tener mucho cuidado para no quemarse con el agua caliente ni el caramelo.

Ingredientes

250 gramos de miga de pan
800 gramos de leche
5 huevos
120 gramos de azúcar
80 gramos de pasas de uva sin semillas
200 gramos de azúcar para el caramelo
1 manzana
Ralladura de cáscara de limón
Esencia de vainilla
Sal, una pizca
Harina 0000, algunas cucharadas
30 gramos de manteca
1 budinera chica
1 asadera rectangular más grande para llevarla al horno a baño maría



Instrucciones

Llevar la leche al fuego con la ralladura de limón (solo la parte amarilla, la parte blanca de la cáscara es amarga) y cuando está por hervir apagar el fuego. Revolver, dejar enfriar por unos minutos y agregar una cucharadita de vainilla.

Colar la leche y agregarle la miga de pan picada dejando que se ablande bien el pan. Desmenuzar el pan con un minipymer o un tenedor para que la mezcla quede bien homogénea y cremosa.

Batir los huevos con el azúcar y una pizca de sal hasta que se forme una crema esponjosa, unirlos a la mezcla anterior y continuar batiendo todo hasta que la crema sea homogénea.

Pelar la manzana, partirla al medio, retirarle el centro y cortarla en gajos finos.
Retirar las semillas a las pasas de uva y pasarlas por abundante harina.
Untar la budinera elegida con manteca derretida y reservar todo.

Preparar un caramelo colocando 200 gramos de azúcar en la sartén y 1cucharada de agua (o 2 si hiciera falta, aunque sale más rico sin agua). Lllevarla a fuego mediano sin revolver hasta que empieza a cambiar de color, en ese momento removers rápidamente con cuchara de madera, retirar del fuego y seguir revolviendo hasta que se vea el color dorado. Agregar enseguida unas gotas de jugo de limón para dar brillo, revolver y verter el caramelo sobre la budinera enmantecada, untando bien las paredes del recipiente, girando el molde con cuidado para no quemarnos.

Cuando todo está bien cubierto de caramelo le acomodamos arriba los trozos de manzana picada, un poco más de manteca derretida sobre la manzana y dejamos que se enfríe unos minutos.

Prender el horno a 240 grados y colocar en él una asadera alta con un poco de agua hasta que empiece a hervir.

Colocar la mezcla en la budinera acaramelada, añadir las pasas de uva enharinadas y meterla con cuidado al horno sobre la asadera que a esa altura ya tendrá el agua hirviendo.

Bajar la temperatura del horno a 180 grados y dejarla 30 minutos para que empiece a dorarse. En ese momento retirarla del horno, cubrirla con papel de aluminio para que no se forme una costra dura arriba que luego al comer será incómoda y dejar cocinar el budín 20 minutos más.

Enfriarlo por lo menos cuatro horas en la heladera antes de servir, y mejor aún si es posible, servirlo al día siguiente de preparado, acompañado de una bocha de crema batida y gajos de fruta fresca.

Nota: También podemos cubrir la asadera con aluminio o papel manteca y rodearla con hilo especial encerado antes de meterla en la asadera con agua hirviendo. Luego la dejamos enfriar bien antes de retirar el papel manteca, con cuidado porque la quemadura puede ser fea.

Tal vez también le interesen

Flan casero
Papaditas de Angel
Budín de arroz con frutillas

2 comentarios:

  1. Silvia...Qué cosa más rica!!!! El budín de pan tiene una suavidad encantadora, deliciosa y no es para nada empalagoso. No suelo hacerlo pero no me resisto a un budín de pan casero como el tuyo!!!! Un beso!!!

    ResponderEliminar
  2. Hola Caro, es una pena que de trabajo, pero si lo hacemos simple sin las pasas y el caramelo, y le agregamos al final una salsa de caramelo, tardamos muy poco y el resultado es parecido. Yo tampoco lo preparo muy seguido. Un abrazo.

    ResponderEliminar