jueves, septiembre 09, 2010

Alimentos orgánicos ¿Porqué comer alimentos orgánicos?


Ensalada de rabanitos orgánicos, lechuga, cebolla, choclo desgranado y huevos

Cuando inicié este blog en el año 2006 comenté que un elemento corriente en mi cocina eran los alimentos orgánicos. Actualmente, si bien sigo utilizando mayormente alimentos orgánicos, también utilizo un poco los de la agricultura convencional, un poco porque hay verduras no estacionales que no se consiguen si no es de esa manera, y otro poco por su precio más elevado que no siempre está al alcance de mi bolsillo. Para equilibrar esto por un lado busco canastas de promoción en los negocios líderes y mercados comunitarios, cultivo algo en cajones forrados en nylon perforado en mi balcón y trato de aprovechar al máximo lo que compro, consumiendo primero crudo todo lo que se echa a perder rápido, y dejando para recetas cocidas lo que aguanta más tiempo en la heladera. También si me quedan tronquitos de zanahoria, repollo y lechuga de una ensalada por ejemplo, preparo sopas o guisos con cereales. Hoy día sigo convencida de que consumir alimentos orgánicos es la mejor forma de comer sano y de disfrutar el verdadero sabor de los alimentos, por eso trato de que en mi cocina sean por lo menos el 50% de lo que consumo.

Si bien hay mucho en discusión, es innegable que en la agricultura orgánica, los agricultores no utilizan agroquímicos en los cultivos. Cuando las plantas de los cultivos son fumigadas con agroquímicos y fertilizantes químicos, si bien una parte de ellos se lava y se va con el agua, otra parte es absorbida por la planta y no desaparece con el lavado. Y la mayoría de los agroquímicos son nocivos al ser humano.

Hay investigaciones internacionales que demostraron que cuando un niño tiene tan solo un año de edad ya ha recibido las dosis máximas aceptables de por lo menos 8 pesticidas causantes de cáncer. Y hay estudios que estiman que ciertas enfermedades degenerativas están ligadas a productos químicos sintéticos utilizados en la agricultura convencional.

Otro comentario que escucho seguido en mucha gente que conozco, es que las verduras y las frutas no tienen sabor, algunas son incomibles, las peras y las ciruelas por ejemplo, que por afuera tienen un color natural, por adentro aparecen llenas de moretones negros con consistencia a goma y feo sabor y así como se reciben se terminan tirando. En un mundo donde los bolsillos están cada vez más flacos y los precios cada vez más inflados, hacer esto es una verdadera lástima.

A pesar de mi fe en lo orgánico, me considero una persona objetiva, y muchas veces me he preguntado si la falta de sabor de las frutas y tomates no se deberá simplemente a la costumbre cada vez más generalizada de sacarlos de la plata cuando aún están verdes, más que a una agricultura llena de pesticidas y agroquímicos tóxicos. El Ingeniero agrónomo que tengo en casa y que amistosamente se deja usar de conejito de indias probando mis recetas :-)) me explicó que las frutas forman sus azúcares con el sol, si no reciben suficiente sol porque las arrancamos verdes, cuando lleguen a nuestra mesa serán un trozo de algo insípido y soso, independientemente de si hablamos de orgánico o no orgánico.

Pero en defensa de la teoría de que lo orgánico es más nutritivo y sabroso, hay estudios internacionales que intentan dar respuestas concretas, como el Journal of Applied Nutricion de 1993, que prueba que los alimentos orgánicos tienen un 29% menos de mercurio (una sustancia que puede ocasionar enfermedades graves) y que presentan en promedio un 63% más de calcio, 73% más de Hierro, 118% más de Magnesio, 178% más de molibdeno, 91% más de Fósforo, 125% más de potasio y un 60% más de Zinc que los alimentos convencionales.

Los productos orgánicos generalmente son más caros porque los terrenos se deben rotar y estar no productivos más tiempo que los otros, por eso a veces es cuestión de ingeniárselas para cultivar los propios, aunque sea tan solo un poco de aromáticas, o una plantita de tomates cherry en el balcón.

Resumiendo ¿porqué comer alimentos orgánicos?

Para ilustrar este post sobre orgánicos puse una ensalada de rabanitos orgánicos, lechuga, cebolla, choclo desgranado y huevos. Puse huevos orgánicos y huevos no orgánicos para que vean la diferencia en la yema. El de color naranja es el orgánico de gallinas criadas en libertad, el amarillo es un huevo de gallinas de criadero no orgánico. La diferencia en la alimentación. Y otro detalle es que los huevos orgánicos tienen cáscara bastante dura, hay que golpearlos dos o tres veces para romperlos, en tanto que los no orgánicos se parten muy fácilmente, tal vez por el 63% menos de Calcio.

La mayoría de los alimentos orgánicos tienen mejor sabor y mayor color.

Los alimentos orgánicos no agreden al medio ambiente, para producirlos se utilizan técnicas que previenen la devastación florestal y el ataque a la biodiversidad.

Los alimentos orgánicos conservan el agua, porque los productores orgánicos no utilizan fertilizantes con nitrógeno, el nitrógeno contamina los ríos y las capas freáticas, destruyendo la calidad del agua destinada al consumo humano.

Los alimentos orgánicos son certificados. El sello de certificado le da al consumidor la certeza de estar llevando a su casa un producto sin químicos nocivos.

Recuerdo que en un viaje a un país del norte compré una ensalada de lechuga, zanahoria y tomate ya empaquetada en una bolsa transparente y cuando fui a comerla, por más que usé aceite de oliva virgen, un aceite de mucho sabor, tuve la sensación de estar masticando trozos de plástico. Por supuesto no pude terminar la ensalada.

Por estas razones, siempre que puedo, compro orgánico en lugares que me garanticen seriedad y obtengo un doble beneficio, no solo recibo orgánico certificado sino que recibo verduras y frutas “frescas” recién cosechadas.

3 comentarios:

  1. El color de la yema es increíble! Cuando me regalan huevos "de verdad" como yo los llamo, menuda diferencia. Lo que me ha dejado muy preocupada es lo del año de edad, mi peque que tiene 17 meses ya habrá recibido todas esas porquerias por más que intentamos cuidar su alimentación :(

    ResponderEliminar
  2. Silvia:
    Mi voto es por lo orgánico!!! Pero como vos decís, a veces es imposible comprar estos alimentos porque no se consiguen o por el precio elevado, te cuento que además de la huerta que este año estoy ampliando y que es totalmente orgánica...Compro muchas harinas orgánicas, polenta, aceite de oliva, semillas y si mis gallinitas dejaran de tener pollitos tendría más huevos orgánicos!!! Lo bueno es que de a poco se le dé más importancia y que además de buscar buenos precios la gente busque lo orgánico!!
    Buenísimo post...Besos!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Caro y Ana, gracias por los comentarios, creo que mientras seamos concientes creo que podemos minimizar los riesgos, lavando muy bien las verduras y frutas para sacar por lo menos todo lo externo, y cuidando mucho comer lo menos posible otros alimentos con exceso de aditivos, a veces me pasa que necesito comprar una lata de algo pero cuando leo la etiqueta y veo 6 cosas que no conozco entre aglutinante, conservante, espesante,colorante y acidulante que termino dejando la lata y pensando como reemplazarla con otra cosa. Me alegro mucho de que se cuiden y cuiden a su familia. Cariños

    ResponderEliminar