lunes, agosto 16, 2010

Té de manzanilla



Una rica infusión de hierbas aromáticas es el recurso mas práctico cuando necesitamos algo caliente y estamos lejos de la hora de la comida. El té de manzanilla no se prepara con té, el té es otra planta, pero se ha extendido tanto el uso de la palabra té para las infusiones que ya casi todos la usamos en ese sentido. Para aprovechar mejor sus propiedades, se recomienda colocar las ramas, flores, frutos u hojas secas en el agua y apagar el fuego antes de que hierva. Si se la deja hervir, se estará realizando una cocción que si bien será igualmente rica tendrá diferentes propiedades.

Hay distintas variedades de manzanilla, las mas comunes son Matricaria recutita L. o chamomilla matricaria (creo que es la que ilustra la foto y utilicé para la infusión) y Ananthemis nobilis, aunque visualmente son todas muy parecidas.

Además de ser elegida es cosmetología, perfumería y gastronomía por sus deliciosos aroma y sabor, lo es también por muchas otras de sus cualidades. Descongestiona y calma la piel, alivia picazón y eczemas, asma, sinusitis, artritis y dolores menstruales, es antimicrobiana y fungicida, antinflamatoria, cicatrizante, facilita la digestión y es sedante y diurética suave, por citar solo algunos de sus tantos beneficios.

Culinariamente, la infusión de manzanilla o té de manzanilla como vulgarmente se la llama es tan digestiva que se la utiliza también en salsas para carnes, como la salsa crudívora de espinacas con manzanilla y epazote que subí ayer.

Tal vez le interese también

Té de Jengibre
Té energizante natural
Hierbas aromáticas para infusiones

2 comentarios:

  1. Me intrigaste, tengo una tetera llena sobre la mesada, que dejo enfriar y luego tomo con limón de té de chamomile con pomelo (hmmm), entonces no sería manzanilla?
    Un beso,

    ResponderEliminar
  2. Si Myriam, es té de manzanilla y pomelo. Que rica combinación hacés con limón. cariños

    ResponderEliminar