martes, diciembre 07, 2010

Receta de ajos confitados... ¡pero ajos macho confitados!



Bueno, les contaba en el post anterior mi encuentro con el Ajo macho, dotado de varias míticas propiedades y que me decidí a utilizarlo para preparar mi receta de ajos confitados... ¡pero ajos macho confitados! ¡Si es verdad lo que dijo el puestero, es probable que todo el que los coma en casa se convierta en millonario! ... ¿¡O Lobizón!?

Así fue que llegué a casa con mis ajillos, busqué mi recetario y me puse a preparar una rica guarnición de ajos confitados para acompañar milanesas de soja, carnes, bifes de tofu u otros alimentos fuertes. Lleva tiempo y no es demasiado dietética por toda la cocción en aceite pero es una delicia. El sabor del ajo macho es mas suave que el del ajo común, tiene un toque casi cítrico, si no fueran tan caros pasaría a comprarlos todos los días.

Antes de ir a la receta, les cuento que yo dividí las cantidades en dos, y preparé algunos en aceite de oliva

y otros en aceite de maíz.

Me gustaron mucho más los preparados en aceite de maíz, pero justo eran los más gordos y quedaron en mejor punto, crocantes por fuera y como una batatita por dentro.

Mi sugerencia, si los van a preparar, elijan las cabezas de dientes grandes, y le saldrán mucho más sabrosos. Los chiquitos quedan muy crocantes pero casi no les queda la sorpresa de encontrarse con algo tierno por dentro.

Ingredientes

500 gramos de ajos macho (o 7 cabezas de ajo, cada cabeza de ajos tiene + o - 80 gramos)
350 gramos de aceite de maíz o de oliva

Instrucciones

Armarse de paciencia y pelar todos los ajitos macho o los dientes de ajo normales
Poner el aceite a fuego medio sobre la hornalla hasta que empiecen a salir burbujas y en ese momento bajarlo al mínimo mínimo mínimo y poner los ajos, removiendo cada tanto la olla descubierta (no taparla para que no se ablanden) , siempre a fuego bajísimo durante una hora aproximadamente, con media hora pueden salir también, deben quedar crocantes y dorados por fuera pero tiernos por dentro.

Utilizar como guarnición en todo tipo de carnes, cubiertos de salsa de soja u otras. Acompañar igualmente de alguna verdura cruda para asegurarnos un cruco, como zanahoria rallada, rúcula, u otras. Y semillas de Chía para contrarrestar todas las grasas y protegernos del colesterol.

Tal vez también le interesen

Ajos Negros
Sanguchito gourmet
Hongos portobello rellenos

2 comentarios:

  1. hola, quería saber dónde conseguir los ajos macho, me ha sorprendido que nadie sabe de qué les hablo cuando he querido compralos....
    Gracias y enhorabuena por la receta!

    ResponderEliminar