viernes, diciembre 03, 2010

¿Sopa de cebollas a la francesa? Nooo, casi francesa ! & :-))



La gastrononomía francesa es una de mis favoritas, tanto en lo dulce como en lo salado. Uno de los platos que más me gustó siempre en salados es su sopa de cebollas al horno. Una delicia. Pensé en hacerla pero cuando tenía todos los ingredientes me dí cuenta de que no tenía el elemento principal, las cazuelas refractarias para horno, así que me limité a utilizarla como inspiración y les presento hoy una ... ¿Sopa de cebollas a la francesa? Nooo, casi francesa ! & :-)) El toque lo dieron las semillas de Bixa orellana, definitivamente no es la sopa francesa, pero les aseguro que una vez que la prueben la convertirán en su favorita. Es una sopa espesa muy sabrosa y nutritiva ideal para cenar acompañada de algún otro bocado.

Ingredientes
(para cuatro porciones)

3 cebollas blancas medianas
2 cucharadas de manteca
¼ vaso de aceite de oliva
1 vaso de vino blanco seco
Agua o caldo, unos 6 vasos
Semillas de bixa orellana, un puñado
1 pan cortado en rodajas finas
Semillas de chía, 20 gramos
Ciboulette, un ramo chico
Queso parmesano rallado, 100 gramos

Instrucciones

Pasos previos
Lavar todas las verduras.
Picar finamente por separado las cebollas y el ciboullette

Descongelar un pan del freezer (o usar uno fresco) y cortarlo primero en rodajas finas y luego picarlo en trozos más chicos.
Colocar las semillas de Bixa Orellana en el molinillo de café, molerlas y pasarlas por un filtro para retirar la parte dura que no pudo picar el molinillo. Usar solo el polvo obtenido.


Preparación
Derretir la manteca y el aceite juntos en una olla grande y gruesa a fuego mediano, agregar las cebollas y dejarlas cocinar por media hora. Revolver cada tanto y si se ve seca ir agregando el agua o caldo por cucharadas.
Agregar la Bixa Orellana molida, sal, pimienta blanca, un vaso de agua (o caldo) y revolver cinco minutos

Agregar el vino y el resto del agua o caldo y cocinar a fuego bajo por lo menos una hora u hora y media para que se evapore el alcohol pero quede el sabor de la uva.
Revolver cada diez minutos más o menos.


Mientras tanto prender el horno y colocar todo el pan picado en una bandeja hasta dorarlo.

Retirar el pan del horno,

agregarlo a la sopa y procesar con un robot de cocina.

Servir la sopa caliente, acompañada de semillas de chía,

ciboulette y queso parmesano rallado u otros.

Yo preparé la sopa con agua mineral, no caldo y quedó muy rica. También podría procesarse en la licuadora para lograr una consistencia más líquida.

Tal vez también le interesen

Sopa de cebollín y huevo
Menestra de verduras para la cena
Propiedades de la Bixa Orellana

2 comentarios:

  1. Qué sopa madre mía!! Es una maravilla...Cuando vi que tenía manteca me quedé tranquila...Eso la hace 100% francesa!!!! La última foto es la mejor, muy tentadora y con ciboulette que me encanta!!!
    Un abrazo...Besitos!!!

    ResponderEliminar
  2. Manteca, casi un símbolo de la cocina francesa, dudé enutilizarla pero como vos decís,la receta no sería a la francesa sin ella y sin el vino, el sabor es inconfundible. Digamos, no es mi receta mas sana pero nadie es perfecto! Estuve una semanita afuera y todavía no pasé por tu blog a ver tus nuevas recetas, que seguro me van a encantar. Te mando un beso grande.

    ResponderEliminar